dimecres, 4 de desembre de 2013

Nuevo relato mío para leer en la Red

Aquí os dejo con un nuevo relato mío que podéis leer online. La ilustración es de Verónica López. 

Espero que os guste.


EL VECINDARIO

Autor@: 
Ilustrador@: 
Corrector@: 
Género: Fantasía Urbana
Rating: +13
Este relato es propiedad de Olga Besolí. Las ilustraciones son propiedad de Verónica López. Quedan reservados todos los derechos de autor.

El vecindario.

Los seres inmortales también perecemos. No morimos como los mortales, cuya alma se desprende del cuerpo y, cuyo cuerpo, tan pronto como se convierte en un cascarón vacío, entra en descomposición. No, los seres mágicos nos endurecemos. Cuando la llama que mantiene nuestro calor se extingue, todo nuestro ser se enfría y entra en un letargo infinito del que es casi imposible salir. El qué nos mantiene con vida depende de cada espíritu elemental. Mi alimento es la alegría, pues soy —o más bien dicho— en mis días felices fui un hada de los bosques. Ahora, solo soy un triste recuerdo de aquello que fui. Pero comencemos por el principio…
Todo empezó hace muchos… muchísimos años. Lo vi por primera vez en uno de los recónditos claros donde mis hermanas y yo solíamos jugar, en el corazón mismo del bosque. Nunca ningún humano se adentró tanto en la espesura de la arboleda, pero aquel excursionista, sin saber cómo, había llegado hasta mi pequeño jardín multicolor de flores. Por suerte, tuve tiempo de replegar mis alas y apagar mi luminiscencia antes de que posase su mirada tímida sobre mí. Su mano dejó caer al suelo la botella de agua que sostenía.
—Ho…hola, ¿estás… uf… perdida?
—No —respondí— ¿Y tú?
—No… yo, tampoco… Mira, llevo un GPS… Espera… ¿A dónde te diriges?
—A ninguna parte, de momento.
—Yo iba hacia… bueno, eso ya… ya no me acuerdo. No importa… ¿Te he visto… antes?
—Es posible. Puede que en alguno de tus sueños.
Él, instintivamente, bajó la mirada y una oleada de calor inundó mi cuerpo. Dicen que la risa de las hadas suena, al oído de los humanos, como el tintinear de un millar de campanillas diminutas. Puede que sea cierto porque cuando me reí, él se estremeció. Golpeaba insistentemente una rama seca del suelo con su bota, de la que no apartó la vista ni un segundo.
Su reacción confirmó mis sospechas: yo debía estar presente en sus sueños.


Para seguir leyendo, clica AQUÍ.

Google +

Ja pots comprar els Contes de Muniatto a Amazon

TALLERES DE ESCRITURA ONLINE

Apúntate a mis talleres de escritura de www.portaldelescritor.com

TALLERES TRIMESTRALES
Matrícula abierta cada tres meses::
15 de Enero / 15 de Abril / 15 de Julio /15 de Octubre


TALLERES DE TRES QUINCENAS
Matrícula abierta cada seis semanas:
15 de Enero / 1 de Marzo / 15 de Abril / 1 de Junio / 15 de Julio / 1 Septiembre / 15 de Octubre / 1 Diciembre

TALLERES DE LECTURA ONLINE